Seleccionar página

Iera San Pedro

Sobre Iera

ME LLAMO IERA, un nombre bien interesante, bien poco común… como poco común ha sido siempre esta vida para mi…

De pequeñita era más bien solitaria, con un fuerte carácter y muy payasa…

Deseaba –de los modos aprendidos- llamar la atención, aunque no conseguía toda la que quería.

Recuerdo estar muy preocupada por entonces, tan niña… recuerdo ser muy soñadora y muy muy sensible…

En el transcurso del tiempo, cuando llegué a mi adolescencia, no supe demasiado bien como canalizar esa sensibilidad, ni cómo conseguir que me VIERAN, así que desarrollé una anorexia en la que transité una dimensión ‘a-parte’ durante 4 años (con la consiguiente recaída en bulimia nerviosa y con la retirada de mi menstruación).

Iera San Pedro

Más sobre Iera

Entrados mis 19 años, mis padres se divorciaron, yo empecé a experimentar mi juventud, y en esos años en los que –se supone- debía decidir qué estudiar, qué SER…, empecé a transitar por procesos de ansiedad muy severos, muy incómodos e intensos.

Inicié entonces (y no sé muy bien porqué) mis estudios en MEDIOS DE COMUNICACIÓN, carrera que duró 4 años.

Durante el transcurso de ese tiempo tuve (sin saberlo) mi primer brote de artritis.

No hice demasiado caso al dolor de mis dedos (estaba preocupada por vivir mis 20’s lo más intensamente posible y olvidarme de toda aquella emocionalidad desbordante), y un día, al acabar la carrera, estando en LA HABANA, CUBA, cursando un taller de Realización documental, me di cuenta de que el dolor ya no estaba…

Los años transcurrían…, mis emociones me desbordaban y yo las acallaba. Quería SER NORMAL, ENCAJAR… así que huía de ‘mi dolor’, y éste, siempre me encontraba en forma de ataques de ansiedad, de pánico, procesos de tendinitis y dolores de espalda agudos.

Por aquél entonces, además, estaba inmersa en mi trabajo en producción de Cine y Televisión, con el consiguiente estrés que provocaban las pocas horas de sueño, la mala alimentación y mi exigencia y perfección que se traducían en ‘el afuera’.

Llegaron mis 30, vivía en Barcelona con amigos, tenía una relación sentimental más bien intensa y compleja (como no iba a ser así), y seguía con mi trabajo en producción.

En distintos períodos atravesaba por procesos de ansiedad, estrés, dolor de espalda, y más…

En ese tiempo, mi madre me invitó a ir a un médico Ayurvédico e ir, es decir, visitarme con él propició un cambio muy profundo e importante dentro de mi.

Cambié la alimentación, dejé de fumar, dejé mi relación, empecé a practicar YOGA y meses después me fui a la INDIA.

La INDIA, bueno… otro gran VIAJE INICIÁTICO por excelencia… allí hice una inmersión más profunda en YOGA y planté la semillita de querer acceder a una Formación cuando tuviera el tiempo.

Al volver de mi viaje, la vida empezó a cambiar, pues yo había realizado un gran cambio interno.

Seguía con el trabajo de Producción (que cada vez era más incapaz de sostener) y conocí a una persona con la que inicié una relación.

Seis meses después de volver de la India ‘espejismo’ finalizó y el estrés volvió…

Quizás se ‘me estaba’ pidiendo realizar un CAMBIO más profundo… y yo, ‘oídos’ sordos, seguía, y seguía con mi vida de siempre, cada vez dándole menos espacios al YOGA (a mi) y dejándome llevar por la vorágine cotidiana.

El dolor reinició, y esta vez lo hizo con más fuerza… progresiva aunque rápidamente, los dedos me dolieron, las manos, los pies…. Hasta que un día, no me pude –literalmente- MOVER.

Cuando logré acabar un trabajo de Producción (tomando voltarén cada día), 6 meses después, del inicio del proceso, fui al médico y me diagnosticaron:

ARTITIS REUMATOIDE.

Su visión y recomendación fueron contundentes y claras:

–       Tienes una enfermedad autoinmune y crónica, y debes medicarte cuánto antes o puedes sufrir graves consecuencias (entre ellas deformaciones en las áreas afectadas e incluso acabar en una silla de ruedas).

Mi asombro y mi miedo fueron ‘agudos’, aun así, algo dentro de mi NO QUISO saber nada de la medicación.

Fui a pedir una segunda opinión, y me encontré, en la Vall d’Hebrón, con el mismo discurso, aunque con un tono más preocupante y amenazante…

DECIDÍ contundentemente NO MEDICARME… mis entrañas me conducían hacia otro ‘LUGAR’.

Esa decisión propulsó un CAMBIO (Ahora SÍ) total en mi vida:

Paré mi trabajo, me mudé y decidí dedicarme A MI hasta poner solución a ESE GRAN PROCSO.

Fueron 2 años de muchísimo dolor, desesperación y sobretodo APRENDIZAJE.

Cambié por completo mi alimentación, empecé una terapia de kinesiología emocional y el YOGA se convirtió en indispensable en mi día a día.

Por aquel entonces, el Universo me regaló un trabajo en Producción (en el que sigo actualmente) a desarrollar casi íntegro desde casa y manejando mi horario según mi disponibilidad, así que también empecé a estudiar.

Acabé una formación de Shakti Dance (el yoga de la danza), otra de Hatha-Raja Yoga, también cursé kinesiología emocional y global, astrología y PNL (estas dos, más adelante)

Durante la primera formación de Yoga, se me ofreció la oportunidad de dar clases, y algo que era impensable para mi, se convirtió en uno de los procesos (ser profe) más importantes, enriquecedores y sanadores de mi vida, pues empecé a ‘darme’, a compartirme y a servir a los demás.

Durante ese tiempo, mi curiosidad y mis ganas de aventura (además de mi dolor, el cual no desaparecía como yo ‘quería’ que lo hiciese), me llevaron a iniciar un PROCESO CON PLANTAS DE PODER, concretamente con Ayahuasca.

Ese VIAJE, resultó (ha resultado) ser uno de los acontecimientos, aprendizajes, vivencias más complejos de toda mi vida, pues la apertura que propicié durante la sesión de ayahuasca fue tal, que no la pude sostener.

Caí en una dimensión de la cual no me sentía capaz de volver, y los siguientes 2 años y medio he estado tratando (con mucha dificultad, terror y soledad) de volver a ‘la realidad’ experimentando estados alterados de consciencia, terrores existenciales y en fin, UN DESPERTAR ESPIRITUAL que HOY me lleva a escribir toda esta historia (mi historia), desde el más absoluto agradecimiento y la más sincera perspectiva, PUES A TRAVÉS DEL MIEDO MÁS PROFUNDO DE MI VIDA, TODO HA ADQUIRIDO SENTIDO.

Hoy día sigo con mi trabajo de Producción de Tv, doy clases de Hatha Yoga y Shakti Dance, sigo estudiando, y, por fin, he lanzado mi Proyecto Personal, ALMA EN VISIBLE. Un espacio de SANACIÓN donde acompaño a personas que experimentan procesos vitales intensos, inmensos, complejos, profundos… tal como he estado experimentado YO.

Sé, pues así lo siento, que todo RETO hace que conectemos con nuestros potenciales más elevados.

Sé, pues creo, que todo parte de una decisión, y que esa decisión es volver a UN@… El ALMA se expresa a través de estos benditos procesos….

Yo tardé años en ESCUCHAR, hasta que realmente no tuve más remedio: O me quedaba inmóvil

O me quedaba ‘LOCA’… la ‘LOCURA’ qué gran aliada es en estos TIEMPOS…

Agradecida estoy de poder ‘contar’ mi historia, de haber tenido la VALENTÍA de decir ‘SI’ a todo esto que me ha vivido y me sigue viviendo… pues en la ‘NO RESISTENCIA’ a ‘que duela’, EN EL ‘NO CONTROL’ de lo que pase o de ‘como tiene que ser’, he hallado la VERDAD más elevada…

TODO FUE, ES Y SERÁ POR AMOR EL AMOR ES LA DECISIÓN

ESA ES LA VUELTA A UN@, LA VUELTA A CASA

GRACIAS GRACIAS GRACIAS

Iera San Pedro
Iera San Pedro
Iera San Pedro
Iera San Pedro

Suscríbete al boletín

Únete para que no te pierdas las ultimas publicaciones, noticias y novedades de nuestros los autores de esta gran comunidad.

¡Te has suscripto con exito!