Seleccionar página

Don’t Worry Be Happy

Don’t Worry Be Happy

Don’t Worry Be Happy

Como una verdadera oda al optimismo y a la actitud positiva ha sido calificada la muy conocida canción “Don’t Worry Be Happy”[1] (“No te preocupes se feliz”), compuesta por el músico norteamericano Bobby Mc Ferrin, originalmente a capella, en 1988, y desde entonces impregnada de Jazz.

Se trata de una canción bastante premiada y muy famosa, al ubicarse en el número 1 de la lista de los Billboard Hot 100 de los Estados Unidos de América en aquel año, en el número 31 de los 100 mejores one hit wonders de los años 1980, y al haber obtenido tres premios Grammy en 1989, en las categorías canción del año, grabación del año y mejor interpretación vocal pop masculina. Además, de una u otra forma ha estado presente en el cine y la televisión, desde películas y series hasta cortos comerciales. E incluso en gran actor cinematográfico Robin Williams aparece en el video oficial.

Sin embargo, no es su historia cargada de anécdotas, misterios, fábulas, mitos, exageraciones y leyendas lo que nos interesa ahora destacar, sino más bien su contenido filosófico profundo.

En cuanto a su origen, destaquemos que la frase que representa tanto el título como el estribillo principal de la canción, vale decir, “Don’t Worry Be Happy”, fue originalmente acuñada como mensaje inspirador o motivador por el gurú indio Meher Baba en el año 1958 y a lo largo de los años 1960. La expresión completa inicial fue: “No te preocupes, sé feliz. Todo estará bien. Fielmente seguid con las instrucciones que os he dado”.

Veamos su letra:

Letra en inglés Letra en español

Here’s a little song I wrote

You might want to sing it note for note

Don’t worry, be happy

In every life we have some trouble

But when you worry you make it double

Don’t worry, be happy

Don’t worry, be happy now

don’t worry

(Ooh, ooh ooh ooh oo-ooh ooh oo-ooh) be happy

(Ooh, ooh ooh ooh oo-ooh ooh oo-ooh) don’t worry, be happy

(Ooh, ooh ooh ooh oo-ooh ooh oo-ooh) don’t worry

(Ooh, ooh ooh ooh oo-ooh ooh oo-ooh) be happy

(Ooh, ooh ooh ooh oo-ooh ooh oo-ooh) don’t worry, be happy

Ain’t got no place to lay your head

Somebody came and took your bed

Don’t worry, be happy

The landlord say your rent is late

He may have to litigate

Don’t worry, be happy

Oh, ooh ooh ooh oo-ooh ooh oo-ooh don’t worry, be happy

Here I give you my phone number, when you worry, call me, I make you happy, don’t worry, be happy

Don’t worry, be happy

Ain’t got no cash, ain’t got no style

Ain’t got no gal to make you smile

Don’t worry, be happy

‘Cause when you worry your face will frown

And that will bring everybody down

So don’t worry, be happy

Don’t worry, be happy now

(Ooh, ooh ooh ooh oo-ooh ooh oo-ooh) don’t worry

(Ooh, ooh ooh ooh oo-ooh ooh oo-ooh) be happy

(Ooh, ooh ooh ooh oo-ooh ooh oo-ooh) don’t worry, be happy

(Ooh, ooh ooh ooh oo-ooh ooh oo-ooh) don’t worry

(Ooh, ooh ooh ooh oo-ooh ooh oo-ooh) be happy

(Ooh, ooh ooh ooh oo-ooh ooh oo-ooh) don’t worry, be happy

Now there, is this song I wrote

I hope you learned note for note

Like good little children, don’t worry, be happy

Now listen to what I said, in your life expect some trouble

When you worry you make it double

But don’t worry, be happy, be happy now

don’t worry

(Ooh, ooh ooh ooh oo-ooh ooh oo-ooh) be happy

(Ooh, ooh ooh ooh oo-ooh ooh oo-ooh) don’t worry, be happy

don’t worry

(Ooh, ooh ooh ooh oo-ooh ooh oo-ooh) be happy

(Ooh, ooh ooh ooh oo-ooh ooh oo-ooh) don’t worry, be happy

don’t worry, don’t worry

(Ooh, ooh ooh ooh oo-ooh ooh oo-ooh) don’t worry, don’t do it, be happy

(Ooh, ooh ooh ooh oo-ooh ooh oo-ooh) put a smile in your face

(Ooh, ooh ooh ooh oo-ooh ooh oo-ooh) don’t bring everybody down like this

don’t worry

(Ooh, ooh ooh ooh oo-ooh ooh oo-ooh) it will soon pass, whatever it is

(Ooh, ooh ooh ooh oo-ooh ooh oo-ooh) don’t worry, be happy

(Ooh, ooh ooh ooh oo-ooh ooh oo-ooh) I’m not worried, I’m happy

Aquí hay una pequeña canción que escribí

Es posible que desee cantar nota por nota

No te preocupes, sé feliz

En cada vida tenemos algunos problemas

Pero cuando te preocupas lo haces el doble

No te preocupes, sé feliz

No te preocupes, sé feliz ahora.

no te preocupes

(Ooh, ooh ooh ooh oo-ooh ooh oo-ooh) sé feliz

(Ooh, ooh ooh ooh oo-ooh ooh oo-ooh) no te preocupes, sé feliz

(Ooh, ooh ooh ooh oo-ooh ooh oo-ooh) no te preocupes

(Ooh, ooh ooh ooh oo-ooh ooh oo-ooh) sé feliz

(Ooh, ooh ooh ooh oo-ooh ooh oo-ooh) no te preocupes, sé feliz

No tengo lugar para recostar la cabeza

Alguien vino y tomó tu cama

No te preocupes, sé feliz

El arrendador dice que su renta está atrasada

Puede que tenga que litigar

No te preocupes, sé feliz

Oh, ooh ooh ooh oo-ooh ooh oo-ooh no te preocupes, sé feliz

Aquí te doy mi número de teléfono, cuando te preocupes, llámame, te hago feliz, no te preocupes, sé feliz

No te preocupes, sé feliz

No tengo efectivo, no tengo estilo

No tengo ninguna chica que te haga sonreír

No te preocupes, sé feliz

Porque cuando te preocupas, tu rostro frunce el ceño

Y eso derribará a todos

Así que no te preocupes, sé feliz

No te preocupes, sé feliz ahora.

(Ooh, ooh ooh ooh oo-ooh ooh oo-ooh) no te preocupes

(Ooh, ooh ooh ooh oo-ooh ooh oo-ooh) sé feliz

(Ooh, ooh ooh ooh oo-ooh ooh oo-ooh) no te preocupes, sé feliz

(Ooh, ooh ooh ooh oo-ooh ooh oo-ooh) no te preocupes

(Ooh, ooh ooh ooh oo-ooh ooh oo-ooh) sé feliz

(Ooh, ooh ooh ooh oo-ooh ooh oo-ooh) no te preocupes, sé feliz

Ahora ahí, es esta canción que escribí

Espero que hayas aprendido nota por nota.

Como buenos hijitos, no os preocupéis, sed felices

Ahora escucha lo que dije, en tu vida espera algún problema

Cuando te preocupas lo haces el doble

Pero no te preocupes, sé feliz, sé feliz ahora

no te preocupes

(Ooh, ooh ooh ooh oo-ooh ooh oo-ooh) sé feliz

(Ooh, ooh ooh ooh oo-ooh ooh oo-ooh) no te preocupes, sé feliz

no te preocupes

(Ooh, ooh ooh ooh oo-ooh ooh oo-ooh) sé feliz

(Ooh, ooh ooh ooh oo-ooh ooh oo-ooh) no te preocupes, sé feliz

no te preocupes, no te preocupes

(Ooh, ooh ooh ooh oo-ooh ooh oo-ooh) no te preocupes, no lo hagas, sé feliz

(Ooh, ooh ooh ooh oo-ooh ooh oo-ooh) pon una sonrisa en tu cara

(Ooh, ooh ooh ooh oo-ooh ooh oo-ooh) no derribes a todos así

no te preocupes

(Ooh, ooh ooh ooh oo-ooh ooh oo-ooh) pronto pasará, sea lo que sea

(Ooh, ooh ooh ooh oo-ooh ooh oo-ooh) no te preocupes, sé feliz

(Ooh, ooh ooh ooh oo-ooh ooh oo-ooh) No estoy preocupado, estoy feliz

Se trata sin duda de una letra muy sencilla, que algunos podrían tildar de simplista, pero, por el contrario, asistimos a un mensaje de vida, a toda una filosofía de vida, de una muy remarcable profundidad. Quizás sea precisamente lo simple lo que lo hace paradójicamente profundo, si recordamos al zorro diciéndole a El Principito que “lo esencial es invisible a los ojos”; o aquello de que “lo pequeño es hermoso”, según la crítica económica de la sociedad de Ernst F. Schumacher; o frases preclaras como: “Son las cosas dulces y simples de la vida las que son reales después de todo” (Laura Ingalls Wilder), “Enséñanos a deleitarnos con cosas simples y una alegría que no tiene manantiales amargos” (Rudyard Kipling), “Creo en las cosas simples de la vida; todo deriva desde el principio. Tomas las cosas de manera muy simple y tratas de ser la mejor persona que puedes ser” (Bill Goldberg), “Si la vida es simple, la satisfacción tiene que venir. La simplicidad es extremadamente importante para la felicidad. Tener pocos deseos, sentirse satisfecho con lo que tiene, es muy vital: satisfacción con la suficiente comida, ropa y refugio para protegerse de los elementos” (Dalai Lama), “Te dije que tu sueño era difícil. Son las cosas simples de la vida las más extraordinarias; sólo los sabios pueden entenderlos” (Paulo Coelho), “Cuando lo simple es más que suficiente, ¡te sentirás feliz más que suficiente!” (Mehmet Murat Ildan), y tantas otras que, por su aparente superficialidad, solemos ignorar o no prestarles la debida atención, sobre las que habríamos de meditar y ponerlas en práctica.

¿Y por qué? Podrás preguntarte. Y es porque en ellas, y sobretodo en la simplicidad y entonces el simple o simplísimo hecho de asumir en plena consciencia la intención de vida de ser feliz, desde lo interno a uno mismo y no desde las circunstancias o situaciones o logros o ausencia de fracasos externos, que se encuentra “escondida” la felicidad.

Retoma la lectura de la letra de la canción y observa cada uno de los acontecimientos de la vida cotidiana con los que nos ilustra las cosas que suelen afligirnos o angustiarnos, y súmale a ello todas las que en la realidad de tu vida se hayan presentes en tu día a día, y sencillamente sonríe y agradece la vida.

La felicidad y, en consecuencia, la firme decisión personal, profunda, sincera y honesta de ser feliz, es lo único que nada ni nadie puede quitarte, si tu no lo permites. Los hechos que en su momento puedan mover tus emociones hacia la alegría o hacia la tristeza terminarán indefectiblemente por pasar y dar espacio a otros que también pasarán. Sólo tienes que reconocer y aceptar tus emociones, tratar de observarlas desde tu yo interior, y permitirles transcurrir, mientras tu te instalas en la felicidad y el regocijo de ser.

Hakuna Matata nos dirán Timón y Pumba, “una forma de ser, nada que temer, sin preocuparse es como hay que vivir”; John Keating (Robin Williams) nos dirá “Carpe Diem”; nuestro profesor de yoga y meditación nos dirá “deja de lado tus preocupaciones e instálate aquí y ahora con la ayuda de tu respiración”; y Meher Baba nos dirá “No te preocupes, se feliz”, mientras Bobby Mc Ferrin y tantos otros intérpretes nos cantan “No te preocupes, se feliz”, nos silvan desde la alegría de vida y nos invitan a poner una sonrisa en la cara, única expresión capaz de sumergirnos en el bienestar y la felicidad.

Queridos lectores, no se preocupen, sonrían y sean felices.

Alberto Blanco-Uribe

2 Comentarios

  1. Ana

    Una sonrisa es como un bostezo, se pega, si buscas reacciones positivas comienza con sonreír, y deja de preocuparte por cosas que no puedes resolver.

    Responder
    • alberto

      Exactamente Ana, gracias por compartirlo. Si sonries, haces que otros sonrian que a su vez te hacen de nuevo sonreir, y de esa forma se vice en la alegria y en la armonia, para el bien de todos

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Sobre el Autor

Alberto Blanco-Uribe

En mi quehacer de décadas, tanto en Venezuela como ahora en Francia donde vivo, mi compromiso siempre ha sido el acompañamiento en el proceso de aquellos a quienes puedo servir. Tanto en mi anterior profesión como abogado, como en mi continua ocupación como profesor e investigador, en temas de derechos humanos, de derecho ambiental, de paisaje y de patrimonio cultural, y particularmente en los vinculados al yoga y al bienestar en general, siempre he ofrecido una atención personalizada, volcado hacia la comprensión de lo humano, en busca de la calidad de vida y del equilibrio cuerpo, mente y espíritu......