Seleccionar página

Los sueños, sueños son

Los sueños, sueños son

Los sueños, sueños son

Qué bonita frase esa de “persigue tus sueños”, “haz tus sueños realidad”. Pero ¿qué son los sueños? Uno puede soñar dormido; esos sueños suelen traer mensajes claros y directos a la persona que los está viviendo mientras duerme.

Los sueños bien interpretados son señales claras del universo que te entregan para que tú puedas tener una mayor información y guía sobre tu propia vida. Podemos soñar con un familiar muerto, estos sueños son tan reveladores, ese familiar tendrá mucho que decirnos, según su aspecto, su voz, las palabras que utilice y el contexto donde se produzca el sueño. Lo malo de esto, es que, en su gran mayoría, no recordamos el mensaje que nos dicen, solo recordamos su presencia en ese sueño que tuvimos.

Los sueños donde se nos aparece de repente alguien al que hace mucho que no vemos y pocos días después de ese sueño nos llama y nos dice que estaba pensando en nosotros: ¿Casualidad?

También sucede soñar con alguien y encontrártelo ese mismo día o tener un mensaje en el teléfono de esa persona. A todos nos pasó algo así alguna vez ¿verdad? No son más que conexiones de nuestra energía con esas personas, no olvidemos que nuestra energía y la vibración que ésta emana tiene un poder de alcance enorme y una atracción mágica.

Tenemos tantas capacidades increíbles a las que no prestamos la atención suficiente que, nos perdemos en banalidades sin importancia que nos hacen desvincularnos de nuestros dones divinos. Pero ¿y los sueños que se crean cuando estamos despiertos? Esos sueños son, a los que más atención les prestamos.

¿Cuál es tu mayor sueño? Hablo de sueños que sean posibles en este plano terrenal presente. ¿lo hiciste realidad?, ¿cuánto tiempo te tomó realizarlo?, ¿Y después, como te sentiste?, ¿era lo que esperabas?

Y si te dijera que, lo mejor de los sueños es el camino hasta llegar a conseguirlos. El proceso que experimentas hasta alcanzar tus sueños en realidad es, lo mejor de ese camino, nos esforzamos en que sea posible, y eso nos da motivación, fuerza, empuje y dinamismo para que eso que está dentro de nosotros se materialice en realidad. En esos momentos es cuando más fieles somos a nosotros mismos, nos da igual el qué dirán, que pensarán o que sentirán, puesto que nuestra energía es tan fuerte que nos sentimos capaces de todo, por lograr nuestro objetivo final.

Los sueños, sueños son

En ese camino que nos hemos trazado para llegar a conseguir ese anhelo, nos suceden muchas cosas que en su mayoría no valoramos o a los que restamos importancia puesto que nuestra atención está puesta en el final de ese recorrido. Pero ¿y cuando ya se materializa lo deseado? Estás disfrutando eso o aquello que hayas estado luchando por conseguir, lo disfrutas unos días, quizá unos meses, lo compartes con amigos y familia y después… te das cuenta de que, de manera inconsciente ya estás fabricando en tu interior un nuevo sueño, una nueva meta, una nueva ilusión. Entonces, ¿qué pasó con tu sueño anterior?, ¿era en realidad un sueño? La verdad del asunto es, que en la mayoría de los casos eso no son sueños, son pequeños retos que nos marcamos para poder encontrarle sentido a la vida.

  • Un viaje
  • Un cambio de vivienda
  • Un negocio
  • Un amor
  • Un coche nuevo
  • Practicar un deporte de riesgo
  • Vivir una aventura salvaje
  • Ser padre o madre
  • Conocer el Polo Norte
  • Comer en el mejor restaurante del mundo
  • Conocer a tu ídolo
Los sueños, sueños son

Y un largo etcétera de cosas, sueños, ilusiones que, todos en algún momento de nuestra vida hemos deseado tener, hacer, ser o sentir.

Pero en realidad cuando ya está conseguido, seguimos lamentándonos, seguimos vacíos y tenemos la necesidad de encontrar otro objetivo a cumplir. Quizá y solo quizá esto sea porque el sueño que deberíamos perseguir es uno que realmente nos ocupe toda nuestra existencia presente y la evolución constante de nuestro yo real, ese que habita en cada uno de nosotros. La vida es más simple que estar intentando encontrar algo que nos genere adrenalina constante para sentirnos vivos. Lo que más vivo te hará sentir es meditar y conocer tu interior de manera única y verdadera.

Meditando lograrás encontrar la magia y esencia de tu existir dando sentido a todo en tu vida. Encontrar tu verdad absoluta debería ser el sueño de tu vida. La evolución, crecimiento y plenitud de tu Alma, tu mayor inspiración y con ello estar de verdad sintiéndote el ser bello de luz interior divina que eres y así poder conectar con todos los dones que se te han entregado, por el simple hecho de reencarnar de nuevo y vivir tu experiencia humana de manera transcendental para tu conexión con tu ser superior que habita dentro de ti.

Namasté

 Adriana.

0 comentarios

Sobre el Autor

Adriana Casanovas

Mi nombre es Adriana Casanovas, tengo 44 años y vivo en Ibiza, España. Me considero un alma vieja, llena de sabiduría adquirida de cada vida que existí como ser humano. En esta vida actual, soy terapeuta emocional, técnico superior en masaje deportivo, quiromasajista, reflexóloga, instructora de pilates y profesora de ashtanga yoga. Tengo un centro, donde ayudo a las personas a liberarse, reconocerse y conectar de nuevo con su esencia, a través de las diferentes técnicas con las que trabajamos. Puesto que no todo el mundo sana, de una misma manera. Con más de 15 años tratando a las personas desde adentro. Uno aprende a desarrollar una sensibilidad que traspasa barreras físicas, llegando así a ver el alma verdadera de las personas....

Suscríbete al boletín

Únete para que no te pierdas las ultimas publicaciones, noticias y novedades de nuestros los autores de esta gran comunidad.

¡Te has suscripto con exito!