Seleccionar página

¿Me escuchas?

¿Me escuchas?

¿Me escuchas?

 ¿Cuántas veces no has querido escuchar lo que los demás te quieren decir y solo escuchas lo que quieres escuchar? Esta práctica, lo que hace es lograr que tus pensamientos, palabras y acciones disten mucho de ser congruentes con tu realidad.

No escuchar lo que las personas están diciendo, es una forma de negación de la realidad y lo que eso hace es que tus respuestas no correspondan con lo que oyes, porque justo estás oyendo, no escuchando. Literal te preguntan: ¿está lloviendo? Y tú contestas.: No, gracias. Reflexiona sobre las veces que tus acciones no han correspondido a pedidos o declaraciones de parte del otro. Yo te comparto una experiencia fuerte de la que aprendí a escuchar y escucharme.

Recuerdo muy bien la tarde en que le exigí al que era mi novio que me dijera la verdad de lo que estaba pasando. Me lo dijo muy claro: estoy enamorado de otra mujer y no sé si me quiero quedar contigo o con ella. Eso fue lo que me dijo, pero yo escuché: Estoy confundido, pero sé que te prefiero a ti y si me das tiempo, regresaré. Por no escuchar lo que en realidad me dijo, viví seis meses en los que creí que él iba a regresar, seis meses de incongruencia de mis pensamientos, palabras y acciones en relación a la realidad: él estaba enamorado de otra. Durante ese tiempo me salí de mí, me comporté como una desconocida, una Iliana que hacía berrinches, que gritaba y exigía claridad, una claridad que debía salir de mí, pero que yo de necia exigía de él.

    Un día me desperté y escuché con claridad lo que me había dicho. Habían pasado seis meses y él seguía confundido. Esa confusión fue clara para mí y además de escucharlo, me escuché: No quiero estar con alguien que no sabe si quiere estar conmigo. Me dolió en el alma, pero por fin mis pensamientos, palabras y acciones eran congruentes, le dí las gracias por el tiempo compartido y me fui. Me tomó meses de consulta de semiología de la vida cotidiana sanar mi herida y volver a ponerme al centro de mi propia vida y valió cada hora que pasé clarificándome. Una gran lección que aprendí fue esta: escucha lo que te dicen, no escuches lo que quieres escuchar.

    Te invito a darte cuenta de todas las veces que escuchas, o no, lo que te están diciendo las personas a tu alrededor, te invito a hablar menos y escuchar más y a que notes la congruencia de tus pensamientos, palabras y acciones en relación con la realidad.

    Quieres que te diga lo que quieres escuhar o vas a escuchar lo que te quiero decir. –Kevin Johansen

     

    Iliana Estrada

    0 comentarios

    Sobre el Autor

    Suscríbete al boletín

    Únete para que no te pierdas las ultimas publicaciones, noticias y novedades de nuestros los autores de esta gran comunidad.

    ¡Te has suscripto con exito!