Seleccionar página

No sos para todos ni todos son para vos

No sos para todos ni todos son para vos

Mi nueva vuelta al sol, me trajo profundas reflexiones y transformaciones. Sobre todo, en cuanto a lo vincular. Dos hechos en particular, los cuales me reservo para otro momento, detonaron en repensar la manera en que me estaba vinculando o relacionando con los demás.

Y es que, si hay desafíos en esta vida, tienen que ver con aprender a como ser con uno mismo principalmente, pero también con los demás. Somos seres sociales, que vivimos en interrelación con otros pares. Y sucede que , a veces, llegan personas «espejo» a mostrarnos aquello en lo que aún estamos «flojos» en cuanto a desarrollo personal, y vienen a alumbrar esas zonas oscuras para que le demos atención y busquemos una solución o cura para ello.

PERSONAS ESPEJO

No creo que todas las personas sean nuestro espejo, sería una generalización difícil de sostener. Pero sé que hay algunas que sí vienen a espejarnos/mostrarnos aquello en lo que todavía tenemos que trabajar en nosotros mismos. Nos muestran nuestras sombras, nuestros dolores, nuestras debilidades.

Y para que haya un cambio, o un proceso de sanación, es necesario abrirse a la incomodidad que genera caminar por emociones poco «amigables». Yo agradezco sinceramente, cada vez que esto sucede, porque me permite observarme, conocerme aún más.

Se pueden clasificar a las personas espejo de la siguiente manera:

– Espejos semejantes: Es cuando ves reflejado en la otra persona reacciones o formas de ser muy similares a las tuyas. La lección que trae es para ambos. Como ninguno de los dos es consciente de esa forma de ser, se presentan entre sí para que ambos se vean reflejados el uno en el otro, puedan tomar consciencia y mejorar.

– Espejos complementarios: esto sucede cuando lo que le falta por aprender a una , la otra persona ya lo tiene integrado y viceversa,. El aprendizaje es para ambos, cada uno aprende del otro lo que justamente es difícil de integrar o aún no ha integrado.

– Espejos vibracionales: se suele decir que atraemos personas según nuestra vibración. Somos seres energéticos como todos los elementos y formas de vida de este maravilloso universo. La idea de este espejo es que me muestre cómo está mi vibración, para saber si está baja o alta. Acá podemos encontrarnos con personas que aparecen de manera circunstancial.

– Espejos sanadores: la misión de estas personas es reflejarnos el dolor que seguimos sintiendo. Tal vez, por un acontecimiento que no sanamos en su momento y que habíamos enterrado.

NO SOMOS PARA TODOS

La vida es como un libro, y hay personas que estarán en todas las páginas, hasta la última. Otras serán parte de un capítulo o un par de ellos. Y otras sólo tendrán unas páginas. La verdad es que no somos para todos, ni todos son para nosotros.

A menudo andamos con las personas con las que nos sentimos más a gusto, incluso si esa persona somos nosotros mismos. Solemos pensar que no podemos ser nuestra propia compañía, pero esto no es así. Somos la persona con la que pasaremos el resto de nuestra vida.

Es por esto que es importante nutrirnos física y emocionalmente de manera de elevar nuestra vibración, y equilibrar nuestras energías en pos de un mayor bienestar. Y cuando elevemos nuestra vibración, podremos atraer personas que vibren en la misma sintonía que nosotros.

Te deseo que puedas encontrar a esas personas favoritas que hagan de tu paso por este plano, una estadía más agradable.

Con amor,

Deby

Sígueme en mis redes sociales

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Sobre el Autor

Débora Quilaqueo

Humana, Mujer, Mamá, Life Coach y Comunicadora. Fundadora de la Red Internacional de Mujeres Coach, un movimiento de mujeres coach para fortalecer y potenciar a otras mujeres. Transité una renovación como la del águila, era morir o volar a lo alto de una montaña para quitarme lo añejo y no útil y darme chance, después de un doloroso proceso, de poder seguir volando por más años.