Seleccionar página

PERDER EL MIEDO A SER JUZGADOS

PERDER EL MIEDO A SER JUZGADOS
PERDER EL MIEDO A SER JUZGADOS
PERDER EL MIEDO A SER JUZGADOS

 PERDER EL MIEDO A SER JUZGADOS

Sentirnos juzgados en muchas ocasiones nos hace reprimir deseos u opiniones, sentimientos y anhelos que nos hubiera gustado manifestar en algún momento puntual de nuestra vida. El hecho de esconder y ocultar esas cosas que realmente nos hacen sentir de verdad, acaba por limitar nuestra capacidad para crear sin miedos nuestra libertad.

No queremos sentirnos juzgados y sin embargo nos pasamos el día juzgando esto o aquello como si tal cosa. Estamos tan sumamente intoxicados, que ya perdimos la capacidad de ver el mundo tal cual es. Para perder el miedo a ser juzgados deberíamos empezar por un trabajo personal. ¡Piensa! Desde que te levantas estas juzgando:

  • Si hace buen o mal día.
  • Si dormiste bien o mal.
  • Si la ropa que te pones te queda bien o no.
  • Si tienes buena cara o te levantaste horrible.
  • Si los compañeros de trabajo hacen más o menos que tú.
  • Si comerte o no, ese trozo de chocolate.
  • Si llamar a una persona y decirle te quiero.

Así innumerables cosas que a lo largo del día te pasas juzgando. Por eso, normalmente nos produce pánico pensar, que están diciendo de nosotros. En la mayoría de los casos, hacemos las cosas para agradar o simplemente porque sabemos que así, hablarán de ti de forma positiva. Pero siento decirte que, seguro que habrá alguien siempre dispuesto a llevarte la contraria, incluso en tus mejores actos. Así que ¿no crees que es mejor vivir libre?

“Vive y deja vivir”

Debería ser un mantra al cual recurrir siempre que nos observemos criticando u opinando de esto o aquello. Tenemos una gran represión en nuestro interior. Desde niños nos educan para callar emociones. Sin embargo, no nos educan para callar cuando realmente no tenemos nada interesante que decir. ¿Por qué será que nos incomodan tanto los silencios?

Porque en el silencio nos escuchamos y esa voz interna normalmente viene acompañada de verdad.

¿Cuántas veces al día te escuchas a ti mismo diciendo algo y pensando lo contrario?

Eres tu propio juez y tu propio verdugo. Antes de hablar o hacer deberíamos plantearnos estas tres preguntas:

¿Es cierto?

¿Es necesario?

¿Es bueno?

Si es cierto todo estará bien, no habrá problemas, estarás tranquilo, vivirás en paz, estarás en armonía y claridad.

PERDER EL MIEDO A SER JUZGADOS

Si es necesario, será porque es algo importante para ti, algo que te hará crecer y evolucionar como ser humano, como ser vivo. Te hará brillar y sacar tu mejor versión.

Si es bueno sentirás que nada malo pueda pasarte, puesto que traerá solo cosas positivas y equilibradas a tu existencia. Tu corazón latirá libre y fuerte haciéndote sentir más cerca de tu alma.

La realidad de todo esto es que tú, eres el único que se pasa el día juzgándote. Así que comienza por decir la verdad. Después haz que tus actos sean coherentes con tus pensamientos. Siéntete libre para expresarte con normalidad y calma, incluso cuando tu mente te diga que quizá es políticamente incorrecto decir lo que sientes desde el corazón. No deberíamos vivir con el baremo de lo que está bien o mal. Puesto que no es del todo real lo que llevamos desde niños escuchando. Es solo una lavada de cerebro tan brutal, que te olvidaste de gestionar por ti mismo lo que te hace bien y lo que te desconecta de tu alma.

PERDER EL MIEDO A SER JUZGADOS
  • Aprender a decir que NO.
  • Saber dónde está tu límite.
  • Ser sincero contigo, aunque solo sea en tu propia intimidad.
  • Ser más espontáneo.
  • Vivir ilusionado con lo que haces.
  • No conformarte con la vida.
  • Ser auténticamente tú mismo.

Estas 7 cosas deberían ser cuestiones que practicar a diario en tu día a día. Vaciarte por dentro para volver a renacer libre de limitaciones. Juzgar, criticar o dañar a los demás, solo hace que tu vida se vuelva vacía y oscura. Así que el cambio real debe producirse en ti y cuando te sientas libre de juicios hacia los demás y hacia ti mismo, comenzarás a dejar de tener esa sensación de no ser lo suficientemente bueno, o listo, o guapo o fuerte para hacer lo que realmente quieres hacer.

Puesto que, si el juicio no existe en ti, poco o nada te importará lo que los demás opinen. Ya que serás capaz de ver la vida del color que realmente es y no del color que te dijeron que debería ser.

Estoy convencida de que, si das un paso adelante y empiezas a probar eso llamado equilibrio, te sentirás tan libre que no habrá manera de dar vuelta atrás en tus propias emociones. Crecerás en empatía, nobleza, felicidad y armonía. No habrá nada que haga que tu camino se estanque, paralice o interrumpa. Puesto que estarás dándote la oportunidad de ser quién viniste a ser. Cuidando con amor de todo lo que está a tu alrededor. Haciendo que tu vida sea pura magia y esa magia nacerá de tu corazón. Y cuando las cosas nacen desde ahí, está todo como debe ser.

Confía en tu capacidad, habilidad y coraje para ser libre en tu espíritu.

Adriana Casanovas Morales

E-mail: adriana_casanovas@yahoo.es

0 comentarios

Otros Articulos

Autosanación

Autosanación

Autosanación El poder de sanar está en cada uno de nosotros, pero, todo dependerá del compromiso que tu adquieras contigo mismo. La pregunta sería; ¿Estás dispuesto/a a despojarte al 100% de tus creencias limitantes? ¿Estás dispuesto/a a saber quién eres? ¿Qué...

TROFOLOGIA: Las correctas combinaciones alimenticias

TROFOLOGIA: Las correctas combinaciones alimenticias

En mi artículo anterior, les compartí una pequeña introducción a la TROFOLOGIA. En este artículo me gustaría contarles un poco más sobre las correctas combinaciones alimenticias. Antes de adentrarnos en cuáles serían (y cuáles no) buenas combinaciones alimenticias,...

Reinventarse uno mismo

Reinventarse uno mismo

REINVENTARSE UNO MISMO Reinventarse uno mismo es dejar atrás las cosas que nos retienen, hábitos, rutinas, roles, y responsabilidades que te impiden vivir al máximo. Reinventarse uno mismo es cambiar de dirección y tomar un conjunto de nuevas decisiones, forjar un...

Sobre el Autor

Adriana Casanovas

Mi nombre es Adriana Casanovas, tengo 44 años y vivo en Ibiza, España. Me considero un alma vieja, llena de sabiduría adquirida de cada vida que existí como ser humano. En esta vida actual, soy terapeuta emocional, técnico superior en masaje deportivo, quiromasajista, reflexóloga, instructora de pilates y profesora de ashtanga yoga. Tengo un centro, donde ayudo a las personas a liberarse, reconocerse y conectar de nuevo con su esencia, a través de las diferentes técnicas con las que trabajamos. Puesto que no todo el mundo sana, de una misma manera. Con más de 15 años tratando a las personas desde adentro. Uno aprende a desarrollar una sensibilidad que traspasa barreras físicas, llegando así a ver el alma verdadera de las personas....

Suscríbete al boletín

Únete para que no te pierdas las ultimas publicaciones, noticias y novedades de nuestros los autores de esta gran comunidad.

¡Te has suscripto con exito!