Seleccionar página

MUJER ADULTA SALUDABLE

MUJER ADULTA SALUDABLE

En el mejor de los casos, nos haremos viejas. Graciela Vicario

Te da cierto escalofrío cuando escuchas, o lees, ¿la palabra vieja?

Yo tengo que reconocerte que un poco sí, hasta que después de mucho darle vuelta, comprendí que es lo mejor que nos puede pasar.

Eso, sin duda, porque significará que aún estamos vivas.

Y es que el día que naciste no puedes pararlo, ni restarlo, ni frenar el paso del tiempo.

Sin duda envejecer puede producirnos cierto vértigo, y más con las connotaciones negativas que tiene en la sociedad “avanzada”, donde vivimos.

Da temor hacerte vieja porque eso es casi lo mismo que quedar obsoleta, o no servir. Que ya nadie cuente contigo, volverte parcialmente invisible.

Sin duda envejecer es un proceso que no tiene marcha atrás, pero puede modificarse el ritmo y la velocidad.

Envejecer es una maravilla, hacerse mayor no.

¿Y porque hago esta diferencia? Porque creo que el secreto es mantener el espíritu de la niña qué fuimos. Qué continuemos moviéndonos por la vida apasionadamente, que mantengamos la ilusión.

Los años que vamos cumpliendo marcan la edad cronológica, pero nuestro estado general marca la edad biológica. Ésta es la que indica el estado general de nuestro cuerpo y nuestra mente.

Nuestro objetivo debería de ser pasar todas las etapas del envejecimiento con la mayor perfección biológica y, por lo tanto, vivirlas con la mayor vitalidad.

Aquí os enumero ciertos cambios. Estos datos (o parecidos), podéis encontrarlos en la mayoría de los artículos sobre el envejecimiento, sin embargo, la idea no es alteraros, ni preocuparos, al contrario, lo único que aquí pretendo es llevar la conciencia a esta nueva etapa y que actuemos en cuanto a la promoción y prevención de nuestro estado general.

Para hacer cambios en nuestra vida debemos de conocer qué puede estar pasando en nuestro interior.

Ante todo, recordemos que lo principal es mantener una actitud vital positiva.

¿QUÉ VA PASANDO EN NUESTRO CUERPO CUÁNDO ENVEJECEMOS?

Si bien la OMS establece como el comienzo del envejecimiento en los 60 años; podríamos decir que, en la mujer, y a juzgar por los tremendos cambios y transformaciones, la menopausia es el pistoletazo de salida.

La etapa que nos catapulta a esa nueva etapa del ciclo vital.

Suele aparecer entre la cuarta o quinta década de vida.

A medida que cumplimos décadas nuestro cuerpo experimenta cambios físicos y emocionales, como resultado (en gran medida), de una reducción muy marcada de los niveles hormonales.

Como mujeres adultas podemos sentirnos más irritables, más susceptibles a cambios de humor (por falta de estrógenos), y más vulnerables.

A su vez hay una mayor problemática en el dormir y descansar tanto por los niveles hormonales, físicas y por las alteraciones emocionales.

Corremos más riesgo de sufrir ansiedad y depresión a lo largo de las próximas décadas.

Nuestro cuerpo experimentará ciertos cambios físicos importantes que van desde los consabidos sofocos, (falta de estrógeno hace saltar el termostato del cuerpo en el cerebro).

Falta de libido y sequedad vaginal.

Mayor riesgo de osteoporosis, entre otras cosas por la falta de estrógeno y falta de masa muscular.

Debilidad en el músculo liso conlleva ciertos problemas en órganos internos como en la vejiga.

Nos volvemos más vulnerables a enfermedades cardíacas, por falta de estrógenos y cambios físicos de riesgo como la hipertensión, el colesterol la diabetes. Una de cada cuatro sufrirá alguna cardiopatía, y es la principal causa de muerte después de los 50).

Nuestros huesos tendrán más riesgo de sufrir osteoporosis (por los cambios hormonales), así como características generales de la vejez como rigidez articular, desgaste del cartílago, deformaciones en los huesos por perder contenido mineral.

Aparece atrofia del tejido muscular, siendo reemplazado por grasa.

Ante la baja producción de colágeno la piel se vuelve fina y arrugada. Y nuestro cabello cambia de textura, cantidad y color.

La vejez también afecta a las funciones cerebrales y al sistema nervioso ralentizando nuestro metabolismo y bajando nuestra energía.

Las neuronas comienzan a enviar los mensajes más lentamente y se van atrofiando.

Aumenta la pérdida de reflejos y sensibilidad.

Se refleja en problemas de equilibrio y estabilidad.

Todas las funciones cognitivas (razonar, memorizar, recordar, etc.) se verán menguadas.

Por varias razones todo este conjunto de dolencias y síntomas puede, y (suele), generar angustias, acompañándose en la mayoría de las veces cierta incomprensión e indiferencia social y familiar.

¿QUÉ PODEMOS HACER PARA TENER UNA VEJEZ SALUDABLE?

ALIMENTACIÓN

Nuestro sistema digestivo también cambia, la digestión se ralentiza y los nutrientes no se absorben igual.

Alimentarnos y nutrirnos en vez de sencillamente “comer” debería de ser nuestro objetivo.

 Mantener hábitos de alimentación saludable, baja en grasa y alta en calcio para fortalecer los huesos y proteger el corazón

Comer menos por ingesta y evitar comida pesada o de difícil digestión, así como cualquier sustancia irritante y/o tóxica.

Más que contar calorías deberíamos de sacarlas de nuestro cuerpo moviéndonos.

ESTADO FÍSICO

Es indispensable mantener nuestro cuerpo físico en buen estado para vivir con más plenitud.

Descansar bien

Evitar caídas o caer haciéndose el menor daño posible, previniendo a largo plazo la dependencia.

Es imprescindible el movimiento para que nuestro cuerpo lleve a cabo todas las funciones, incluyendo las cerebrales.

Es vital mantener una rutina diaria de actividades físicas moderadas y variadas. Que no nos agoten.

Estas rutinas deberían de incorporar algo aeróbico, algo de cardio, algo de fortalecimiento muscular, algo de equilibrio y mucho de estiramiento flexibilidad y mantenimiento de todas las estructuras corporales.

El movimiento reduce la ansiedad y el estrés, manteniendo la producción de serotonina alta (hormona del bienestar).

Y nos protegería en posibles dolencias o patologías cardiovasculares.

ESTADO EMOCIONAL

La mujer experimenta un cambio radical en su vida y en su interior, volviéndose más observadora, más reflexiva.

Con la edad se enciende la luz que puede guiar tu camino para vivir con más plenitud y conciencia.

Por regla general hay un cambio de valores y un replanteamiento sobre:

  • el crecimiento personal
  • la autoestima
  • la espiritualidad
  • la felicidad
  • el perdón
  • la humildad
  • la compasión

El respeto, la bondadosa franqueza y la asistencia caracteriza la edad adulta, pero dependerá con qué emoción decidamos conectar.

¡CUIDADO!

¡Podemos conectarnos con el amor o con el miedo, son dos motores!

Si conectamos con el miedo, está la envidia, el resentimiento, la rabia, el egoísmo, la poca solidaridad, y por ende el sufrimiento y la enfermedad.

Hay más riesgo de sufrir cualquier dolencia de las anteriormente enumeradas, y, de vivir toda la vida dirigida por el temor y el desequilibrio emocional en el que se sumerge toda persona infeliz.

Si conectamos con el amor, somos más consciente y procuramos acercarnos al prójimo. Somos más próximas, buscamos la paz, la reconciliación.

Conectamos con la abundancia, procuramos la seguridad emocional, intentamos dar lo mejor de nosotras.

Y vamos conectando con la salud y la esplendorosa sabiduría que habita en tí.

 Es vital seguir cultivando, sueños, proyectos y mantener las ilusiones y la curiosidad por la vida, esto sin duda retarda los efectos nocivos del envejecimiento.

CONSCIENCIA

La consciencia tiene que ver con el estar aquí y ahora. Debemos traer la mente a nuestro presente.

Conexión con el presente es clave:

EL FUTURO angustia

EL PASADO genera melancolía

EL PRESENTE representa la paz

Cuando hacemos cosas de manera automática muchas veces no somos conscientes de las cosas aprendidas, sin embargo, es imprescindible conectar con la conciencia de nuestros actos y pensamientos para poder vivir en equilibrio, armonía y plenitud.

El mayor riesgo de no ser consciente es que no somos nosotros mismos.

Si no traemos la conciencia a nuestro día a día, no sabremos por dónde comenzar a cuidarnos, que hábitos debemos de cambiar.

No sabremos qué y cuánto comer. No seremos capaces de cuidar los más preciados afectos. NO podremos escucharnos ni conectar con nuestra esencia.

EDUCACIÓN / INFORMACIÓN

Autopercepción y Auto- apreciación

Reconsiderar las creencias sobre la calidad de vida, la salud, la vejez, la enfermedad, la familia la sexualidad.

Considerar la importancia del lenguaje, y la significación que tiene ya que las palabras tienen un gran poder.

Con el lenguaje estamos expresando nuestra conciencia, nuestra visión del mundo nuestras creencias, incluso nuestros deseos más profundos.

Es importante preguntarnos a nosotras mismas como nos sentimos con nuestro cuerpo, nuestras mente, la estética, el envejecimiento, pero hay algo aún más importante y es el poder hablarlo, compartirlo.

Cómo nos sentimos percibidas y valoradas socialmente. Cuando vamos envejeciendo debemos re-configurar nuestra identidad.

Observamos año a año cambios en nuestro cuerpo y en nuestros ritmos. Hay cambios de actividades, cambios afectivos.

Aparecen cambio de roles, y de hábitos.

Nos enfrentaremos a grandes ausencias y pérdidas de seres queridos.

Debemos de enfocar en hacer cambios positivos en nuestra vida. Para vivir estas etapa de la mejor manera posible.

Son difíciles los cambio sobre todo cuando tenemos arraigados toda una vida de creencias. Hace falta algo de voluntad y deseo.

Es conveniente comenzar con pequeños cambios que producirán cambios más grandes.

Es necesario prestar atención al cuidado de la salud para mantener el vigor físico y el bienestar.

Intentar mantener relaciones afectivas, prepararnos para los cambios.

Comprender que para envejecer de manera sana y saludable es imprescindible seguir siendo curiosas, seguir aprendiendo cosas nuevas, conocer gente nueva, establecer nuevos vínculos.

Todo esto nos mantiene activas y en buen estado físico, mental y emocional. Y, sin duda, marcará la diferencia.

Abrazos,

Graciela Vicario

Diplomada Terapia Ocupacional UMH

Máster profesorado UMH

Prof. Sanitario

Instructora Yoga Iyengar

Experta Yoga Terapéutico y Adaptado 

Si te apetece seguir en contacto:

🎁Descárgate la guía

“5 CLAVES PARA VIVIR EN PLENOPAUSIA”

https://yoga-soham-graciela.mykajabi.com/plenopausia

Si tienes curiosidad ven y practica con nosotras desde tu rincón favorito y a la hora que más te convenga. Pincha el enlace abajo.

✅Pertenece a la comunidad de mujeres “SiéntetePLENA”

https://yoga-soham-graciela.mykajabi.com/sienteteplena

✉️ mail: hola@yogasohamgraciela.com

🎧Podcasts sobre yoga, salud y bienestar

spoti.fi/3gG0Pfe

 👀Canal de YouTube YogaSohamGraciela

bit.ly/3Lr4YSw

📍Instagram YogaSohamGraciela

bit.ly/3O2TQM9

📚ARTÍCULOS Yoga, salud y bienestar
https://www.websmbook.com/autor-graciela-vicario/

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Sobre el Autor

Graciela Vicario

Me gusta presentarme como una mujer adulta en continua transformación y movimiento . Curiosa y apasionada por la vida, por el yoga y por las emociones. Me encanta transmitir y me formo y me informo para realizarlo con la mayor profesionalidad. He elegido vivir con la mayor plenitud y consciencia. Estoy convencida que el YOGA es una de las disciplinas más completas y poderosas de las que disponemos en pleno siglo XXl para armonizar nuestras agitadas vidas. Es una herramienta al alcance de toda persona que nos ayuda a prevenir y mantener nuestra salud. Pretendo transmitir un yoga que esté al alcance de tod@s. Hacer que el yoga te sea útil en tu día a día. "Deja que el Yoga Hable", es mi lema preferido. Un abrazo, Gra